COACHING DEPORTIVO

El coaching deportivo está dirigido a deportistas que quieran mejorar su rendimiento y, por tanto, sus resultados, razón por la cual es una de las disciplinas más generalizadas dentro del mundo del coaching.  En este sentido, el coaching deportivo no está indicado únicamente a deportistas, sino que también es ideal para entrenadores que quieran sacar el máximo partido de sus equipos o profesionales entrenados.

El punto de partida de todo proceso de coaching es el establecimiento de objetivos medibles y específicos, lo cual supone una clara ventaja, ya que en el caso del deporte hablamos de mejora de marcas personales, tiempos, técnicas y habilidades muy concretas, fácilmente medibles y que aportan desde el primer momento una gran claridad al proceso, lo que se traduce en motivación hacia el logro y mejora continua.

Metodología

El coaching deportivo, supone el desarrollo de deportistas a través de:

  • Toma de conciencia de puntos fuertes y limitaciones del deportista, estableciendo planes de acción que supongan la potenciación y la mejora respectivamente.
  • Establecimiento de planes de acción únicos, ya que las vías para lograr los objetivos definidos por el coachee pueden ser múltiples y dependen siempre del individuo y sus habilidades, pudiéndose cuestionar todo aquello que parezca incuestionable. Un ejemplo muy claro es el de Dick Fosbury, quien se proclamó vencedor de salto de altura en los Juegos Olímpicos de México ’68 utilizando una nueva técnica (Fosbury Flop) que supuso una gran mejora respecto a las técnicas de la tijereta y rodillo ventral que se habían utilizado hasta el momento. Desde entonces, todos los saltadores lo hacen con la técnica de Dick Fosburi.
  • Trabajo sobre creencias que estén limitando el desempeño del deportista.
  • Entrenamiento psicológico. Aquí radica la esencia del coaching deportivo, ya que la clave del éxito como deportista profesional está en lo que Tim Gallwey denominó el Juego Interior. Lo que Tim Gallwey vino a decir en su best seller “El Juego Interior del Tenis” es que todos los deportistas que llegan a la élite tienen excelentes condiciones físicas y técnicas, por lo que la gran diferencia radica en el juego interior, en que el deportista sea capaz de sacar su máximo potencial durante todos y cada uno de los segundos que dure la competición. Un ejemplo claro de juego interior potente es el del tenista Rafael Nadal, quien a través de rigurosas metodologías, es capaz de afrontar cada punto de la misma manera, sin que estar cerca de la victoria o de la derrota supongan un cambio en el rendimiento.

Coaching deportivo: beneficios

Los beneficios que el coaching deportivo aporta al coachee pueden resumirse de la siguiente manera:

  • Mayor compromiso por parte del deportista, ya que los objetivos marcados van a nacer de él mismo.
  • Mayor motivación, ya que el trabajo con compromiso llevará al deportista a la mejora de sus marcas personales y, por tanto, al establecimiento de nuevas e ilusionantes metas, entrando en un ciclo de desarrollo continuado.
  • Mayor fuerza mental, derivada del trabajo específico que coach y coachee realizarán en ese ámbito.

¿Te gustaría asistir al curso de Coaching Deportivo? Contáctanos

Lugar de cursos de coaching deportivo: Madrid, Barcelona y Valencia (presencial) – Cualquier otro lugar (Teléfono o Skype)

 


Subir

¿Dudas? ¿Preguntas? Contáctanos